Lo que la Guía Michelin no puede olvidar de Jaén

Hace unos días, llegó la noticia de la editorial Michelín, la cual dedicará una de sus “Guías Verdes” a la provincia de Jaén, en la que se recoge información de interés para organizar una visita: lugares obligados, direcciones, mapas y planos o sugerencias de itinerarios. Se distribuirán unos 5.000 ejemplares de esta Guía Verde.

“La inminente salida de esta guía forma parte de una estrategia promocional impulsada por Diputación en colaboración con Michelín en torno a nuestros aceites, la gastronomía y la importancia de Jaén como destino emergente de turismo interior”

Desde Cláritas Turismo, queremos anticiparnos a esta guía para descubrir la ciudad de Jaén y tomar nota de todos los atractivos que no pueden faltar en la Guía Verde.

Lo que la Guía Michelin no puede olvidar de Jaén

Dicen que la belleza está en el interior. Y la frase no le puede venir mejor a Jaén. Lejos de los focos de la costa, de las modas y las franquicias que abundan en las grandes ciudades, la capital de provincia más pequeña de Andalucía posee un estilo propio que desde Cláritas Turismo llevamos 4 años mostrando a viajeros.

💡Visitas guiadas privadas o para grupos en Jaén y provincia

Una isla en pleno océano de olivos dominada por el Castillo de Santa Catalina, asentado en esa “inmensa montaña leonada” que describió Alejandro Dumas a su paso por la ciudad.

La fortaleza está en la parte más alta  y sirvió para controlar buena parte del Valle del Guadalquivir y del acceso al Reino de Granada. Aunque hoy se llega fácilmente gracias a una bonita carretera que discurre entre pinares, el lugar fue casi inaccesible en su día.

¿Quieres conocer la historia del Castillo de Santa Catalina? 

Fuente: Juan M

LAS MEJORES VISTAS

El recorrido por el castillo permite disfrutar de hasta seis torres, una de las cuales alberga la capilla de Santa Catalina, patrona de la capital jiennense.

Como curiosidad, se pueden ver las mazmorras y hasta las letrinas (con dos agujeros que tienen una caída de 35 metros al exterior), aunque las vistas más imponentes se alcanzan desde la Torre de la Vela.

Y no sólo sobre el propio castillo, sino también sobre la ciudad y la cruz que fue mandada a construir por Fernando III como símbolo de la conquista cristiana de Jaén. Originalmente era de madera, pero el viento la derribó tantas veces que, a mediados del siglo XX, se colocó una de hormigón.

El lugar, además, es el único en el cerro del castillo que permite observar la Catedral de la Asunción, a la que es recomendable llegar caminando, porque el centro de Jaén no es totalmente accesible en coche. Puedes dejar el coche en tu alojamiento u hotel, o bien utilizar el parking público de la plaza de la Constitución o la Plaza San Francisco.

En ello tienen mucho que ver el entramado de pequeñas y estrechas calles, plazas y escalinatas que forman parte de la judería, una de las mayores de Europa. 

Lo más recomendable para conocer la ciudad es olvidarse del coche y pasear, aunque algunas cuestas necesiten de alguna parada para respirar.

💡La Plaza de Santa María, donde se erige la principal joya arquitectónica local, la Catedral de la Asunción es nuestro punto de encuentro e inicio de nuestras experiencias culturales.

La Catedral de Jaén, fue levantada entre los siglos XVI y XVIII sobre una iglesia gótica construida donde antes había una mezquita y proyectada por el arquitecto Andrés de Vandelvira, un maestro en esto de hacer catedrales.

Su espectacular interior guarda, entre otras reliquias, el llamado Santo Rostro que –cuenta la tradición– es uno de los pliegues del paño con el que la mujer Verónica secó la cara de Cristo en su camino hacia el monte Calvario. De hecho, se dice que la Catedral se construyó como un cofre para guardar esta reliquia.

De esa esquina modernista parte la peatonal calle Maestra, donde tiendas de antigüedades, en las que cintas TDK de 60 minutos forman parte ya del catálogo habitual, comparten espacio con la oficina de turismo y el palacio del Condestable Iranzo: hoy es una biblioteca municipal pero, además, en su interior se esconde un bello salón de estilo mudéjar.

Unos metros más adelante, la calle Madre de Dios se desvía hasta el Arco de San Lorenzo, lo único que queda en pie de la antigua iglesia de San Lorenzo (siglos XIII-XIV).

Bajo esta construcción pasan ahora los coches que circulan por la estrecha calle Almendros Aguilar, donde existe también un refugio antiaéreo de tiempos de la Guerra Civil. 

Los Baños Árabes de Jaén

Junto a la coqueta Plaza de San Juan, cuando la vía cambia de nombre para denominarse Juanito El Practicante, merece la pena desviarse hacia el norte para encontrarse con los Baños Árabes de Jaén, que parecen refugiarse en la parte más baja del palacio Villadompardo (siglo XVII), hoy convertido en centro cultural.

Sus 450 metros cuadrados distribuidos en cuatro salas (fría, templada, caliente y vestíbulo) convierten a estos baños árabes en los más extensos y mejor conservados de Europa, a pesar de sus mil años de antigüedad. Fueron construidos en el siglo XI y reformados un siglo después por el gobierno almohade.

El mismo edificio, con salas para exposiciones, dispone de un bonito mirador para observar desde las alturas al centro histórico de Jaén. La que no se ve desde ahí, pero sí en un paseo de un par de minutos desde los Baños Árabes, es la Fuente del Lagarto, tan pequeña como importante para Jáen.

La Gastronomía en el punto de mira turístico y de la Guía Michelin

No  tendría sentido la Guía Verde sin uno de los precursores de la alta cocina basada en el producto y la identidad del restaurante Bagá (calle Reja de la Capilla, 3), un, cálido e íntimo restaurante, con apenas espacio para un par de mesas y cuatro taburetes junto a una amplia barra.

La cocina abierta donde se puede observar al equipo de cocineros, que emplata el menú delante del comensal. Un cuerpo a cuerpo en el que sorprende con sus creaciones un chef que lleva a su provincia hasta en el apellido: Pedro Sánchez Jaén, al que todos conocen como Pedrito.

El arte de la tapa que también tiene su esencia en Bagá, donde puedes degustar su gastronomía en la barra.

Sin olvidar la gastrosofía andaluza de la tapa, donde el ambiente a la hora de comer o cenar es diferente y sorprendente para el viajero, pues en Jaén nos gusta filosofar y comer, por tanto, nace la gastrosofía, término acuñado por Jose María Suárez Gallego.

Fuente: Ideal

Para conocer a fondo Jaén capital, te invitamos a leer la guía de 40 cosas que hacer en Jaén.

En Cláritas Turismo también te ofrecemos la posibilidad de realizar una visita accesible por Museo Íbero y Museo Provincial de Jaénla ruta accesible de Miguel Hernandez o la Ruta Mozárabe. Cultura y patrimonio de Jaén con visitas guiadas. 

✔Suscríbete a nuestro blog y síguenos en nuestras Redes Sociales.

🔴Facebook 🔴Instagram 🔴Twitter 🔴Tripadvisor

Contactar con Cláritas Turismo

Ahora es más fácil que nunca contactar con nosotros. Si estás navegando desde móvil, puedes pinchar sobre el icono de Whatsapp y automáticamente puedes hablar con nosotros, además puedes contactar con los canales habituales, correo, teléfono o redes sociales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Opciones de texto
Opciones Visuales